martes, 17 de julio de 2012

Reparar un escritorio

El escritorio de mi hijo, el que usa para sus tareas manuales, estaba hecho un desastre. El plástico que lo revestía se había roto por todos lados. Llegó la hora de repararlo. Así que con una espátula, le retiré todo el revestimiento plástico de color naranja (muy feo) y quedó al descubierto la madera MDF (Medium density format). Fué relativamente facil retirar este material. Luego lije todo el mueble con una lija de grano 80 y después con una 100. Le di una base (imprimación) al agua y volví a lijar con lija de grano 150. Retiré todo el polvo y comencé a mezclar acrílicos azules, verdes, amarillos y turquesa, buscando un verde llamativo que hiciera un contraste con los colores de la habitación de mi hijo. Consultando con mi hijo el primer color que preparé, me dijo que no le gustaba. Era un verde con un toque fuerte de azul. Me pidió que tuviera más amarillo. Continué mezclando hasta que obtuve un verde llamativo y agradable a la vista (A la nuestra. Quienes vivimos en este hogar nos encantan los colores intensos). Di dos capas de pintura verde y cuando secó, apliqué dos capas de barniz al aceite. Cuando secó la primera capa de barniz, lije con lija de grano 220. Di la segunda capa de barniz y deje secar por varios días antes de usarla de nuevo. No usé barniz al agua por el uso intensivo del escritorio: Mesa de tareas, soporte de la computadora, y además mesa de snacks y bebidas. Así quedó.



Publicar un comentario